Marketing en el sector sanitario: caso práctico, errores y aciertos

Uno de los ámbitos donde hay que tener un especial cuidado con las estrategias de marketing que se llevan a cabo es precisamente el sector sanitario. Y la razón es obvia: es un círculo donde lo importante no eres tú sino tus pacientes. Aunque evidentemente es primordial saber vender a tu equipo de profesionales si eres, por ejemplo, una clínica odontológica, un centro de fisioterapia (incluyo enlace a una web que creo que está muy bien equilibrada para que sirva como ejemplo) o una consulta médica privada. Pero el énfasis debe ponerse en los pacientes y en la seguridad que debe transmitirles tu página, así que hay que tener muy en cuenta diversos factores si tienes una web relacionada con el sector médico.

Diseño

El diseño de la web debe ser lo más claro posible y los colores juegan un papel muy importante en la imagen que vas a transmitir a tus usuarios. Para empezar, una web saturada, mal organizada o anticuada da una malísima sensación y genera desconfianza, por lo que es vital que cuides y actualices constantemente tu página para que siempre transmita esa seguridad que deseas despertar en las personas que confiarán en tus servicios para poner su salud en tus manos. Los colores fríos como el verde o el azul son más adecuados que los cálidos, ya que los primeros transmiten paz y calma y los segundos son más agresivos y atrevidos. El blanco es esencial para dar ese toque de equilibrio y pureza.

Información

Tu web debe estar actualizada con toda la información relacionada con tu empresa: localización, servicios, experiencia y, si tienes la opción, deberías colgar certificados que acrediten que tu personal está capacitado para desarrollar los servicios competentes. Cualquier reconocimiento que haya tenido tu empresa sanitaria es positivo para que tus usuarios tengan un extra de confianza en tu clínica.

En definitiva, debes cuidar al detalle tu imagen y debes tratar de que tus estrategias de marketing no sean agresivas sino que se basen en ayudar al máximo a tus pacientes buscando al mismo tiempo tu propio beneficio. Ten en cuenta que los grandes chollos en lo que a medicina se refiere generan más desconfianza que otra cosa. Poca gente se fía de los implantes por 200 euros o las operaciones de vista por 300, la mayoría piensan que si son tan baratos es porque el personal no está cualificado o porque los recursos utilizados no son los adecuados. Así que trata de enfocar tus estrategias por otra vía antes que hacerlo por los chollos económicos (por ejemplo, por consultas de diagnóstico gratuitas o algún tipo de atención personalizada extra).