Estrategias de marketing online que te ayudan a mejorar tus conversiones

El objetivo principal de cualquier e-commerce es conseguir conversiones, que se traducen en ventas a sus usuarios. Y aumentar este dato es en lo que trabaja el departamento de marketing de cualquier tienda online.

Existen un montón de estrategias de marketing online que pueden ayudarte a conseguir los objetivos de tu empresa, pero si lo que quieres es concretamente aumentar las ventas online, te proponemos tres estrategias muy específicas que nos parecen las más adecuadas para este fin: el cross-selling, el up-selling y el remarketing.

Remarketing

El remarketing consiste en recordar al usuario los productos que ha estado consultando o comprando en una determinada tienda online. Se trata de una estrategia que lo que hace es colocar anuncios en diferentes páginas web y en el correo electrónico de un usuario que ha visitado previamente una página web y ha consultado un determinado producto.

De esta forma, la marca en cuestión pone en marcha una estrategia de remarketing, consiguiendo hacer una publicidad totalmente personalizada al colocar anuncios de justamente los productos o servicios que ha estado mirando el usuario, en los huecos para anuncios de otras páginas web, en Facebook o en el correo electrónico.

Cross-selling

La técnica del cross-selling, en inglés ‘venta cruzada’, consiste en ofrecer al usuario productos o servicios complementarios a los que está consultando o comprando. Estos productos se muestran al usuario en forma de módulos complementarios en la propia página que está mirando. De esta forma, si un usuario está mirando una tienda de ropa y se dispone a comprar unos pantalones, se le ofrecerá una camiseta o zapatos; si está comprando una pizza por internet, se le ofrecerá una bebida, un postre o unas patatas fritas.

Up-selling

El up-selling implica que un e-commerce ofrece a sus usuarios un producto o servicios de características superiores y mayor valor que el que está mirando, también normalmente en forma de módulo de productos colocados en la propia página en la que se encuentra el usuario. Así, un usuario que esté mirando una cámara digital será persuadido para comprar otra de mayores prestaciones; alguien que está haciendo un pedido online en una hamburguesería será invitado a valorar coger un menú extra grande completo.

Todas estas estrategias pueden llevarse a cabo desde el departamento de marketing de una marca o contratando los servicios de una agencia de marketing online.